Muerte celular

Apoptosis necrosis microglía en muerte celular

 

Sí, tus células del cerebro se mueren constantemente y no, no implica que estés enfermo. La muerte celular es un proceso que ocurre de manera natural en el cerebro tanto en fases de desarrollo como en la vida adulta y es absolutamente necesaria para que cualquier ser vivo se desarrolle, crezca y sobreviva. Es decir, que para que tú vivas, tus células tienen que morir.

La muerte celular es un proceso importante en el cuerpo ya que promueve la eliminación de células no deseadas. Si las células no mueren o las células mueren cuando no deberían, pueden provocar o agravar muchas enfermedades.

¿Por qué mueren las células?

La muerte celular se puede dar lugar en varias situaciones y, aunque sea difícil de creer, tiene un carácter protector. Por ejemplo, cuando una célula está dañada o es demasiado vieja y comienza a funcionar de manera incorrecta, la célula muere antes de su función errónea pueda  perturbar a las células de su entorno.

También existe muerte celular durante el desarrollo, ya que es una etapa en la que se producen células en exceso que han de ser eliminadas. Igualmente, a veces es necesario que las células mueran para crear una estructura en el cuerpo, como puede ser la separación del lóbulo de la oreja, la separación de los dedos o incluso la capa externa de nuestra piel, la cual está formada por los cadáveres de células que mueren.

Tipos de muerte celular

Las células pueden morir porque están dañadas, pero la mayoría de las células mueren matándose a sí mismas. Hay varias formas distintas en que una célula puede morir, pero no todos los tipos de muerte tienen beneficios.

*Apoptosis

también conocida como muerte celular programada, es la manera más limpia de matar y eliminar una célula ya que previene la activación inmune gracias a que las células apoptóticas mantienen la integridad de su membrana plasmática.

Una vez que la célula entra en el programa de apoptosis, ésta comienza a desmantelarse por desde dentro. El citoplasma se contrae, haciendo que la célula se encoja; el núcleo se condensa (picnosis) y se fragmenta (cariorrexis).

La célula puede llegar a fraccionarse en vesículas, proceso que se denomina blebbing (del inglés bleb, vesícula o burbuja) y que da lugar a los llamados cuerpos apoptóticos.

Si la célula apoptótica no se elimina, ésta continúa deteriorándose hasta perder por completo la integridad de la membrana plasmática, lo que resulta dañino para el tejido debido a la liberación de contenidos intracelulares tóxicos.

Una vez dañada la membrana, la célula pasa a denominarse apoptótica primaria o necrótica secundaria (el término varía dependiendo de la fuente).

*Necrosis

Ocurre cuando una célula muere debido a la falta de suministro de sangre o debido a una toxina. No es un proceso controlado y la célula “estalla” de forma que libera su contenido al medio y daña las células vecinas, y también puede desencadenar inflamación.

*Necroptosis

Es similar en apariencia a la necrosis, ya que los contenidos de la célula moribunda pueden filtrarse. Sin embargo, al igual que la apoptosis, la necroptosis es un proceso de suicidio programado desencadenado por proteínas específicas en la célula moribunda.

*Piroptosis

Es una forma de muerte celular que ocurre en algunas células infectadas con ciertos virus o bacterias. Una célula que muere por piroptosis libera moléculas, llamadas citoquinas, que alertan a las células vecinas de la infección. Esto desencadena la inflamación, una respuesta protectora que restringe la propagación de virus y bacterias.

Hasta ahora hemos hablado de la importancia de eliminar las células muertas del cerebro antes de que éstas puedan producir daños. ¿Pero quién se encarga de esta tarea tan crucial?

¡LA MICROGLÍA! (recuerda que aquí tienes más información al respecto: microglía definición)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.