La barrera hematoencefálica

Farmacos barrera hematoencefalica por que la atraviesan

Defininición de la barrera hematoencefálica

La barrera hematoencefálica es un complejo que rodea la mayoría de los vasos sanguíneos del cerebro. Actúa como una barrera entre el torrente sanguíneo y el espacio extracelular del cerebro, permitiendo que solo ciertas sustancias como el agua, el oxígeno, iones y pequeñas moléculas y sustancias liposolubles pasen fácilmente de la sangre al cerebro.

Esto evita que toxinas, patógenos y otras sustancias potencialmente peligrosas crucen desde el sistema circulatorio al cerebro.

Componentes de la barrera – astrocitos

Se cree que los componentes centrales de la estructura de la barrera son las uniones estrechas de las células endoteliales, las células que forman la superficie interior de los vasos sanguíneos.

En otros vasos sanguíneos de todo el cuerpo, hay pequeños espacios entre estas células endoteliales; pequeñas sustancias transmitidas por la sangre pueden atravesar estos espacios y llegar a los tejidos circundantes.

Sin embargo, las células endoteliales que forman la barrera hematoencefálica se fusionan estrechamente para formar uniones estrechas que restringen la difusión a través del revestimiento de los vasos sanguíneos.

Las células gliales llamadas astrocitos también tienen proyecciones llamadas pies astrocíticos que se extienden a las paredes de los vasos sanguíneos que forman parte de la barrera hematoencefálica.

Los pies astrocíticos a menudo rodean completamente a los vasos sanguíneos del cerebro y se cree que juegan un papel crítico en la formación de la barrera hematoencefálica.

Por ejemplo, parecen estar implicados en la señalización que impulsa a las células endoteliales a formar las uniones estrechas necesarias para crear la barrera hematoencefálica y se cree que tienen múltiples funciones que implican el mantenimiento y la regulación de la barrera hematoencefálica.

Importancia de la barrera

La barrera hematoencefálica protege la mayoría de los vasos sanguíneos del cerebro, pero hay algunas áreas que carecen de una barrera hematoencefálica, lo que permite que las sustancias pasen del sistema circulatorio al cerebro y regresen.

Ciertas enfermedades, trastornos o traumatismos pueden dar lugar a alteraciones en la integridad de la barrera, lo que resulta en la infiltración de sustancias potencialmente nocivas de la sangre al cerebro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.